Lecturas veraniegas (y atrasadas)

Eres una bestia, Viskovitz

– ¿Cómo era papá? – le pregunté a mi madre.
– Crujiente, un poco salado, rico en fibra.
– Quiero decir antes de comértelo.
– Era un mequetrefe inseguro, angustiado, neurótico, un poco como todos vosotros, los machitos, Visko.

Printer

A menudo no nos percatamos de la existencia de buenos autores, entre el amasijo de “grandes” y “afamados” escritores; amigos y amiguetes del burocrático sistema que pulula insidioso en el interior de las editoriales…

“¿Si te regalo dos jamones me editarás el libro?”, “Hombre, dos jamones, teniendo en cuenta mi prolífica familia…”, “Bueno, está bien, dos jamones, un mercedes, y un viaje a Tahití, ¿hace?”, “Bueno, por ésta vez pase…”.

Y así van pasando los días, y los meses, sacando a la luz concursos previamente amañados, encontrándote a plagiadores compulsivos que, por un nombre (aunque inocuo en sus inicios) restregado hasta el hastío en nuestras mentes repletas de información, logran alcanzar una fama que, honestamente, no es de ellos.

Y así van pasando los años…

Y de súbito, braceando indiferente por la red, encuentras pequeños vestigios de autores no propiamente consagrados y, sin embargo, colmados de un arte que dicen se extingue pero, mientras haya mentes, una pluma o un teclado, no dejarán de mostrarnos aquello que mejor saben hacer.

Y en esas fue que ayer di con Alessandro Boffa. Una verdadera sorpresa, un soplo de aire fresco entre el vasto cúmulo de novelas y noveluchas, de quiero-y-no-puedo, con que nos bombardean los editores.

Biólogo, nacido en Moscú, y que vive entre Thailandia y Roma, Alessandro pone todo su conocimiento a nuestro alcance de forma entretenida y sagaz, dejando oscilar su ingenioso lenguaje entre la ciencia y la fantasía para acercarnos hasta el mundo animal a través de la metáfora zoológica.

En su libro “Eres una bestia, Viskovitz” podemos encontrar diferentes expresiones de la condición humana desde el punto de vista de una mantis religiosa que logra salvar el pellejo por ser eyaculador precoz, un loro que habla de amor, un león enamorado de una gacela, un caracol que siente pánico con su sexo hermafrodita, un camaleón con problemas de identidad, etc., siendo Viskovitz cada uno de estos animales que, a modo de 20 pequeños relatos donde no falta el humor, es poseído por sus comportamientos, sus neurosis, sus vanidades… junto a a Ljuba, la hermosa hembra a la que desea, y tres congéneres: Petrovic, Zucotic y López. En definitiva, una avalancha de fábulas irónicas que iluminan un mundo en el que todos nos afanamos por ser animales racionales y terminamos convirtiéndonos en bestias.

Como aperitivo, se lanzaron algunos de estos relatos para su lectura, una pequeña prueba de lo que podíamos y podemos encontrar en el interior de ese librito de 161 páginas.

Y como muestra de reconocimiento y pública disculpa por no formar parte, todavía, del cúmulo de libros que ornamentan e invaden mis estanterías, iré trayendo hasta aquí esas pequeñas obras maestras para que también adornen mi lugar de reposo.

Pero será más tarde, pues el deber de comer me reclama…

© Sonja (2006)

 

Portada

Alessandro Boffa, “Eres una bestia, Viskovitz”.
Edit. Lumen. Barcelona 1999. 161 páginas.

 

  • «¿Quién soy yo?», me preguntaba. Como no encontraba la respuesta, le pregunté a mi padre.
    – Depende del contexto – me explicó -. Nosotros los camaleones somos como la pausa entre dos palabras.
    – Y… ¿nuestra personalidad?
    – ¿Para qué quieres una personalidad, hijo mío, cuando las puedes tener todas?…

Published in: on Jueves, 14 septiembre 2006 at 2:32 pm  Comments (9)  

9 comentariosDeja un comentario

  1. Vaya, que entrado aquí y están ahí esos bichitos de los que siempre se me olvida el nombre pero luego lo leo… me encantan los guardianes de las praderas..

  2. A mí me gusta regalar libros a algunas personas…
    Cuando las personas me gusten. Creo que voy a buscar a tu biólogo ruso.

    Sobre todo si son como yo. O se parecen a mí. Pero no tanto.

    Tenía que leerte aquí. Convences. Pero porque él convence.

    Un saludo guerrera.

  3. Voy a probar hoy con el nombre… Sé cuándo los conocí por primera vez… y cómo me gustaron pero … nada, no me sale… ¿los saru… ? No puedo. Pero tengo una amiga que tiene uno capturado en su móvil. Y le pasa lo mismo que a mí. Y seguro que este biólogo los menciona en el mundo de Visko

  4. A mi me recuerdan a los hurones, pero no apostaría nada por si pierdo ja ja

  5. Son los suricates y habitan en el continente africano.Les gusta tomar el sol y es habitual verles como en la imgen, mirandolo de frente y parados en sus patas traseras.Son carnivoros y buenos excavadores.
    Espero haberlas ayudado.Un saludo.

  6. Yo esta la sabía ^^

  7. Sanuel: Muchísimas gracias por tu aportación… por algo sabía que no debía apostar :-)

    Niña: ¿Y si lo sabías por qué no nos lo aclaraste en su momento?…

  8. Comprensé ese libro es espectacular.

  9. Me agrada encontrar gente k ha sentido igual k yo al leer este compendio de humanidades. Realmente es muy bueno. Lo dificil esta en encontrarlo ahora, ya k la propia editorial no lo tiene en su catálogo, menos mal k lo compre ahora hace 9 años.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s