Beltane, el rito del Apareamiento

La Diosa se une al Dios Astado…

Como la araña hembra devora al macho
en la noche tejida,
así quisiera que cayeras
a la hora exacta del deseo…

(Beatriz Zuluaga)

(más…)

Published in: on Sábado, 28 abril 2007 at 5:22 pm  Comments (53)  

Los mundos de Visko (y 17)

Cuanto menos hables mejor, Viskovitz

El Espinoso, un pez de pequeño tamaño, que no suele superar los 6 cm, se caracteriza por la presencia de un conjunto de espinas, las cuales le otorgan su nombre, que en realidad no son más que los radios de las aletas. Éstas espinas, asociadas a una estructura ósea denominada aparato pélvico (las dorsales y ventrales), así como una espina anal de pequeñas dimensiones, son eréctiles a voluntad del pez, y con ellas disuade a predadores mayores que él, hiriéndoles al intentar ingerirlo (son pequeños, pero no tontos :p). Por otra parte, sus escamas no son tales, transformadas en éste pequeño ser en una serie de placas óseas situadas a ambos flancos a lo largo de su vulnerable cuerpecito…

Sin embargo, el continuo y elevado descenso de su población ha llevado a éste encantador pececito a una situación crítica, de la que cada vez va a ser más dificil recuperarlo… es decir, como a tantas otras especies a las que la nuestra, la humana (¿?), está llevando al más mísero olvido en ese infame y cementerio que llevamos cavando desde hace milenios en las entrañas de nuestra Madre Tierra. Y todo por culpa de nuestra muy consciente irresponsabilidad.

Por ello, ésta entrada lleva consigo un doble homenaje…

“[…]De cualquier modo, con tus propios hijos es una buena norma comunicarte lo menos posible, limitarte a preceptos elementales como: «No digáis vulgaridades; se acaba antes haciéndolas», o: «No mintáis; corréis el riesgo de decir la verdad», o bien: «No digáis nunca: “Cuidado amigo, es un anzuelo”; tardaréis menos en hacer un nuevo amigo».[…]”

(más…)

Published in: on Sábado, 14 abril 2007 at 2:03 pm  Comments (8)  

Turbiedades

Por ti…

Es por ti que me abstraigo, que mi alma se frunce en una miríada de pliegues y te busca hasta fallarle el resuello…

(más…)