Los mundos de Visko (y 19)

Tienes el corazón en paz, Viskovitz

El Perro (Canis Lupus Familiaris), compañero del hombre desde tiempos inmemoriales, aparte de otras grandes cualidades como su extraordinaria capacidad de aprendizaje, posee un olfato mil veces más potente que el nuestro y un oído prodigioso…

Su fidelidad y energía son admirables y no hay día que, observando a ese loquito que me acompaña desde hace ya 7 años, no me pregunte qué es aquello que ronda por su cabecita cuando parece flotar en su nube daltónica, la mirada perdida en la periférica lejanía, el gesto circunspecto…

«Flotaban en el aire los aromas del jengibre y la cebolla, y el ladrido lejano de un saxofón postrero. Cada cual se afanaba de nuevo en los presurosos ritos de la existencia, para celebrar el misterio de Anicca, la Gran Ilusión, el Sueño de Brahaman, la Danza de Shiva, la Eterna Broma Cósmica.»

(más…)

Published in: on Viernes, 8 junio 2007 at 10:17 pm  Comments (15)