Los mundos de Visko (y 20)

Eres una bestia, Viskovitz

Sin duda, en el Origen de la Vida, ellos jugaron un papel muy importante en el imparable proceso evolutivo. Tan menudos, y tan inmensos…

Los microorganismos, o microbios, son células vivas demasiado diminutas para ser perceptibles al ojo humano que, sin un microscopio, es incapaz de detectar su presencia hasta que no han alcanzado la escalofriante cifra de cientos o miles.

Y tengamos en muy alta consideración que, en las condiciones adecuadas, éstos pueden multiplicar su número en cuestión de minutos…

«En aquellos momentos cualquier sugerencia se tomaba en consideración: lo que para uno era degeneración para otro podía significar evolución.»

Printer

ERES UNA BESTIA, VISKOVITZ

Yo, Viskovitz, era un microbio.

– No es el tamaño lo que importa, Viskovitz – oía decir -. Lo importante es ser uno mismo.

Como si fuese fácil. Aún no me había dado tiempo a encariñarme con mi nombre y ya me había convertido en dos microbios, VISKO y VITZ. Imaginaos cuando me convertí en cuatro: VI, SKO, VI y TZ. Estaba hecho pedazos.

Casi todos lo estábamos entonces, en el Precámbrico.

– Qué le vamos a hacer – se solía decir -, es la vida.

«Metabolismo» me parecía un término más apropiado. Nuestra idea de la diversión era sedimentar en compañía de coacervados y proteinatos, el metano y el amoníaco eran considerados como una «agradable atmósfera».

Cuando empezaron a llamarme V, I, S, KO, V, I, T, Z, comprendí que había llegado el momento de hacer algo. ¿Pero qué? ¿Y quién? Estaba en minoría incluso dentro de mí mismo, la gente me trataba de «ellos».

Fue entonces cuando oí aquella voz:

– V, I, S, KO – me dijo -, ya es hora de convertirse en una bestia.

– ¿Bestia?

En aquellos momentos cualquier sugerencia se tomaba en consideración: lo que para uno era degeneración para otro podía significar evolución.

– Pero no sabría por dónde empezar – confesamos -. Por ser egoístas, llenos de sí. Hay que aferrarse con todas tus fuerzas a nuestro diminuto yo. Esto no debería ser difícil…

Lo ensayamos. Lo que de mío había quedado en mis ocho microbios tuvo un sobresalto de orgullo, un incremento de viscosidad, y con un heroico esfuerzo, hice que se agregaran en un único plasmodio. Creo que aquél fue el primer organismo pluricelular, y fue también mi primer yo verdadero. Para más datos yo, Viskovitz.

– ¿Y ahora? – pregunté.

– Mmmh… Ahora debes aprender a matar y devorar a tu prójimo. Con lo grande que te has hecho no te debería resultar difícil.

– ¿Otros seres vivos?

– Sólo hasta que los hayas matado, Visko. No tiene nada de malo: se llama vida heterótrofa.

No parecía peligroso, los vecinos eran bastante enclenques. Miré a mi alrededor y encontré enseguida lo que andaba buscando: Zucotic el bacilo, Petrovic el vibrión y López el espirilo. Tres paleogérmenes sépticos y virulentos que me habían estado infectando con sus toxinas durante todo el arqueozoico. Allí fui, la emprendí a tortas con ellos y los devoré. Fue el primer ejemplo de «supervivencia del más apto», un concepto que llegaría muy lejos.

– ¿Y ahora?

– Ahora debes aprender a… hacer esa cosa… Sí, en suma… unirte a otro organismo y recombinarte. Búscate alguno que te guste e intercambiad un poco de ADN.

– Pero…

– No hay nada obsceno en ello, Visko, haz caso a tu corazón.

Pensé que debía de referirse a VITZ, las cuatro células que se agitaban en el centro de mi sarcina; con un poco de imaginación las podías considerar un corazón. Eyecté V y miré hacia dónde iba. Empezó a escapar enseguida, a largarse con torsiones y flexiones del plasma. Lo seguí impulsándome con los flagelos, hasta que lo vi alcanzar una gelatina albuminoide de micoplasmas plateados, circundada por largos cilios filamentosos y fimbrias purpúreas. Allí fue donde le perdí la pista.

– ¡Eh, tú, gel! – grité -. ¿Me equivoco o eres tú la que ha cogido mi corazón?

– Aquí los corazones van y vienen – sonrió burlonamente la robacorazones -. ¿El tuyo cómo era?

– Un micoplasma esférico, bastante elástico y flexible, la última vez que lo sentí palpitar.

– Bueno, puedes recuperarlo si quieres. Pero tendrás que venir a buscarlo, plasmodio.

– Plasmodio es el morfotipo, el nombre es Viskovitz.

– Y gel lo será tu tía, el nombre es Ljuba.

Me acerqué a ella con cautela y me adherí a su masa coloidal, después de lo cual extroflexioné I, lo puse rígido y lo hundí en el cuerpo de aquella tipa para que encontrase al compadre prófugo. Dale que te dale, acabé por perder también I, que se desvainó al exterior y se zambulló, plasma y periplasma, en el U de ella.

Así fue como inventé el sexo. Había sido un poco torpe y desmañado, pero había puesto en ello todo el corazón. Le pregunté a la gelatina qué le parecía.

– ¿Sexo esto? – explotó a reír, temblando de arriba abajo -. ¿Tú le llamas sexo a esto?

Sin dejar de desternillarse de risa, contrajo el sifón y desapareció sin dejar rastro, dejándome a mí allí, con el corazón hecho pedazos.

Era aquel vacío lo que dolía, aquella vorágine en el mismo centro del ser. No es que VISKOTZ fuese un nombre feo, entendámonos, pero era el nombre de un plasmodio herido, de una bestia cuyo yo había sido disminuido. Decidí construir una jaula de mureína en torno a los restos de aquel corazón.

– No lo hagas, Visko – me reprendió la voz.

– ¡Otra vez tú! – estallé -. ¿Puede saberse de una buena vez quién demonios eres?

– Yo soy… la voz de tu plasma más antiguo. El Microbio Primordial, la Protocélula de la que habéis nacido todos vosotros, el Yo que os comprende a todos. Puedes llamarme VI.

– ¿VI?

– Sí, el VI. El VI de Visko, tu mente, el VI de VITZ, tu corazón, el VI de la semilla que has esparcido, el VI de toda la vida, hijo mío.

– Vaya vaya…

Aquel razonamiento no dejaba de tener su lógica, algo del primer microbio podría haber quedado dentro de mí. Y en los otros.

– Así que, según eso, tu plasma estaría dentro de todo quisque, incluso en esa Ljuba, por decir un nombre.

– Exactamente. Y te prometo una cosa: la reencontrarás, Visko, la reencontrarás. Y quizá las cosas te irán un poco mejor. Quizás.

– ¿Y tal vez estabas también dentro de Zucotic, Petrovic y López?

– Sí, y lo estoy todavía. También a ellos tendrás que reencontrarlos, Visko. Mi imaginación es aquello que…

– ¿Quieres hacerles evolucionar también a ellos?

– «Evolucionar» es una palabra que no me gusta. Lo que resulta divertido es «cambiar», Viskovitz.

– Un momento. Me has llamado Viskovitz, pero sabes muy bien que ese nombre ya no tiene sentido.

– Sé lo que digo. Mira en tu corazón y verás que tengo razón. Vamos, no tengas miedo, no es un ejercicio espiritual…

Me doblé sobre mí mismo, hidrolicé los polisacáridos y atisbé de soslayo. Naturalmente sólo vi T y Z. Pero, con aquel contacto de aproximación, V e I de Visko empezaron a reanimarse, a vivificarse. A duplicarse, bipartirse, seccionarse y escindirse. Pocos minutos después la regeneración era completa y me encontraba ante él, VITZ.

– Por todos los… – chillé.

Era de nuevo yo, la vieja bestia, en plena forma, mejor que nunca. Bien, me dije, muy bien, aquí ya no me para nadie, ha llegado el momento de darle una buena lección a todo el mundo, ¡bribón ecosistema! Estallé en risas y en llanto, como un chiquillo. Estaba seguro de que de mis lágrimas saladas tendría inicio el mar, sí señor, el mar, y a partir de ahí empezaría la vida, la verdadera vida…

– Bravo, ahora eres una bestia – se congratuló la voz -, pero todavía te queda una cosa que aprender…

– Oigámosla. ¿La meiosis? ¿La fermentación? ¿La ontogénesis?

– La muerte, Visko.

– Estás de broma.

– Ya no eres un microbio, Visko. Las bestias mueren.

– Un momento, amigo, un momento. ¿Renunciar a todo?

– A todo.

© Alessandro Boffa, ‘Eres una bestia, Viskovitz’

Printer

Giardia, un flagelado parásito muy próximo al antepasado común de todos los eucariontes

  • Más cuentos sobre Visko en:

Las Entrañas de la Bestia

Published in: on Domingo, 1 julio 2007 at 11:25 am  Comments (38)  

38 comentariosDeja un comentario

  1. me he mareado con tanta división y duplicación; y el final ha conseguido entristecerme, ¿qué es de la bestia entonces? ¿por qué no sufre alguna mutación y se reintegra?

  2. Me gustó ver que las cosas más pequeñas pueden transformar y transformarse en algo grande.
    El ser humano cada día está cambiando y de cada uno depende si este cambio es una evolución o involución.

  3. Héctor, lo tuyo ya es deformación profesional ¿si?, ¿echas de menos las prácticas de laboratorio?. El proceso de la evolución es así tio….

  4. Joer, es que es pa marearse de verdad xDD

    Pero tiene su punto, o sea, que evolucionamos y eso significa la muerte, el fin como única alternativa … y digo yo, mejor no evolucionar no?? xD

  5. Claro, por eso yo siempre me mantengo en mi estado más primitivo jejeje

  6. ya se que forma parte del proceso pero ya que no puedo salvar a todos los microbios, si consigo salvar a uno me sentiré realizado
    había un dicho muy bonito que se refería a eso; era sobre la arena del mar, o las estrellas, pero puede también servir para los microbios jajaja

  7. Ahora quiere salvar microbios … será animal xDDDD

    Eso de la arena me suena, era un cuentito pero ya no me acuerdo :S

  8. Yo si me acuerdo. Iba de un hombre que paseaba por una playa solitaria donde la noche anterior la marea había arrastrado miles y miles de estrellas de mar hasta la orilla, dejándolas sobre la arena, a merced del sol, que terminaria por abrasarlas.
    Algo más allá vio a un muchacho recogiendolas y lanzandolas al agua y se acercó hasta él para averiguar el porqué de un trabajo tan absurdo, dada la inmensidad de estrellas que había en la arena.
    Pero el muchacho, a la pregunta casi burlona, se limitó a recoger otra estrella y lanzarla al mar, y respondió al hombre que para aquella que en ese momento volvía a su medio vital, ya no era algo absurdo.
    La moraleja es que no podremos salvar a todas las estrellas, pero si cada uno de nosotros salvamos una podemos devolverlas a todas a la vida.

    Pero collons tio, eso no hace falta que lo apliques a los microbios :D

  9. Esa es la máxima, o una de las máximas, del voluntariado. Y toda vida merece de oportunidades, ¿por qué no la bestia también?

  10. Acabas de aplastarme, porque tienes razón…..

  11. me ha sorprendido este cuento!
    si evolucionar significa morir entonces el “morir” será una nueva fase en la evolución, o sería lo más justo
    si no que sentido tendría el proceso evolutivo?
    se me llena la mente de preguntas como qué es entonces la muerte? porque evolucionamos hasta ser “bestias” si tras ello no hay nada?
    debe haber algo más, un más allá, y aunque no tengo prisa por saberlo siento mucha curiosidad!
    sonja, me encantó!! :)

    besos

  12. Pues si así están las cosas la evolución es una mierda, me quedo en plasmodio y a seguir extroflexionándome…
    “Dale que te dale” :))))

  13. La evolución no es otra cosa que un camino de logros y renuncias donde toda renuncia implica una muerte. No tenemos por qué aprenderla, pero todos hemos de pasar por ella.

    Bella, a ti nunca renunciaré. Nunca.

    Un beso

  14. Oye, como te pones de místico…

    Escribes camino de logros y querías decir camino de locos no? :-P

    Bueno, no me lo tengas en cuenta Xavi. Solo soy un plasmodio en busca de la extroflexión perfecta

  15. que quieres decir? que cada vez que renunciamos a algo “morimos” y volvemos a renacer cuando vamos en busca de otro logro?
    y si no renunciamos hasta conseguirlo? según el cuento es lo mismo, porque evolucionar es lograr y no renunciar
    creo q me enredaste xavi, o me enredé yo! habra que hacer mas extroflesiones :)

    besos

  16. dale que te dale…

    de eso se trata, ¡eso es la evolución! jajajajjajajajja

  17. Eso es otra cosa pero bueno……
    Es la prueba de que entre microbio y bestia no hay mucha diferencia :D
    Conclusión, la evolución no existe jejeje

  18. Quise decir eso exactamente, Frigg. No una muerte física sino una idea de pérdida que no se produce si no hay renuncia.

    Si te das cuenta, según el cuento a Visko le dan la opción de escoger, de seguir aprendiendo. Y si renuncia, “muere”.

  19. no es otra cosa levi, así se evoluciona; porque una forma de evolucionar es procrear, y dale que te dale se procrea jajajajjaja

    xavi va a la suya como siempre, pero tiene toda la razón…

  20. Un gran relato Sonja, pero me hizo pensar si realmente quiero volver a ser la “vieja bestia” de los inicios, reconstruir los pedazos con todo lo aprendido para renunciar definitivamente. Así es como lo he entendido, aunque tal vez hoy me encuentro algo ofuscado.

    Pero hay ya tantas renuncias en mi vida, tantos fracasos que pudieron haber sido de gran provecho…

    Drakko

  21. pero ten en cuenta que eso le ocurre hasta el mas osado, y reconstruirnos a nosotros mismos es una fase que debemos superar aunque no queramos

    hay que hacerlo, no hay alternativas; bueno, hay dos, la del “dale que te dale” y la de resignación

    te recomiendo la primera :)

  22. La resignación no es alternativa, ni siquiera puede valorarse. En la resignación no hay pérdida porque no hay una resistencia.

    Incluso en la renuncia, como yo la siento, hay un proceso de lucha antes de tomar una decisión.

    Un beso a la bella, sin renuncias

  23. Proceso de lucha = “Dale que te dale”, por qué no lo dices claro? :-P

  24. Debemos, estamos obligados imperiosamente a reconstruirnos de forma constante y sin pausa. Existen muchos tipos de “muerte” y sólo nosotros mismos, humanos capaces desde el nacimiento e incapaces en la madurez si no perseveramos, hemos de inclinar nuestra balanza hacia la mejor de las opciones, la única: ¡AVANTE!.

    No hay más, y la vida no merece menos.

    Besos primordiales

  25. Sonja, sé que lo escribiste por mi y por eso me quedé pensando ayer sobre ello.

    A veces he creido estar “muerto”, muerto ante cualquier sensación, cualquier sentimiento. Tú me enseñas a caminar, aunque aún voy vacilante, y pienso que algunas de mis todavía reticencias puedan ser a causa de cierto despertar, como cuando se te adormece una extremidad y al reaccionar sientes dolor.

    Pero aún me siento capaz y mis sensaciones en estas horas necesitan ser recogidas por alguien que sepa comprenderlas y descifrarmelas. Agradezco de verdad las palabras de todos, pero tú ya me conoces más que yo mismo…

    Drakko

  26. Degeneración, Evolución…

    ¿Son palabras distintas?, ¿o son sinónimas de la expresión conocida como Muerte?. En nuestra existencia al fin y al cabo de todos los objetivos que podemos buscarle solo prevalece uno con denominador común a todos, el fin.

    Las variantes las creamos nosotros, forjándose según vivamos la vida con orgullo y el provecho que saquemos de ella. Renuncias incluidas.

    No recuerdo donde, pero una vez leí que nosotros escogemos el momento de nuestra muerte. Espero que la mía tarde, guerrera, por lo menos para disfrutarte muchos años más.

    Un beso a lo bestia 8)

  27. Sinceramente opino que son sinónimos cuando veo como la evolución del hombre ha ido encaminando su futuro hacia la degeneración de todo cuanto le rodea. Porque qué hay de positivo en una evolución donde los países se enfrentan entre sí en un pulso entre potencias donde el más temido es aquél que tenga el arma más destructiva?…

    Deberíamos evolucionar interiormente, y sin embargo aunque sea lo mejor para nosotros no es un interés mayoritario.

    Drakko

  28. De los intereses mayoritarios es precisamente de los que hay que huir, porque si lo son es porque alguien está en cabeza arrastrando a muchos otros.

    Ya que somos humanos capaces (aunque a veces más y a veces menos Sonja, hay días mejores y días peores :-P) hemos de serlo primero por encima de cualquier otra idea que no sea la nuestra. Después podemos compartirla pero nunca imponerla, y los lazos creados son más ricos y nos hacen evolucionar, o ir “Avante” como ella dice (avante es sinónimo del “dale que te dale” jajajaja)

    Lo que otros entiendan por evolución ya ni me importa, pero para degenerar siempre estamos a tiempo :-P

  29. Bella, la mejor de mis opciones lleva tu nombre. Mi vida te merece, no se conforma con menos.

    Un beso

  30. pero me sigo enredando, q es entonces el proceso evolutivo? para q sirve entonces?
    si renuncio me muero, y si no renuncio también acabo muriendo, el final es el mismo
    lo unico que saco en claro es que tengo que sacarle a la vida todo el provecho que pueda como microbio o como bestia
    porque me preocupo? :)

    besos

  31. Eso, por qué te preocupas? :-P

  32. Pero lo que dices, Angel, es evolución interior junto a personas afines.Sería lo ideal que la maquinaria del mundo se moviese con el mismo fin.

    Pienso que la “otra” evolución está mal entendida, o tergiversada en otros beneficios. Al fin y al cabo nuestra propia evolución y la del resto de criaturas se dará igualmente y no importa el paisaje del momento.

    Drakko

  33. pero evolución hacia donde? esa es mi preocupación
    aunque lo hagamos para nosotros, para nuestro crecimiento interior, cual es el premio?
    la vida eterna? el cielo? yo no creo en eso
    se necesita algo que nos estimule y la muerte no estimula
    a mi no :)

    besos

  34. Evolución sin más preocupaciones Frigg. Transformación y adaptación que nos lleva a la superación y cuyo premio desconozco, pero que no creo que tenga nada que ver con cielos o infiernos.

    Por ejemplo, esa promesa de “ir al cielo” también es un estímulo para muchas personas. Supongo que todos necesitamos de algo que nos haga continuar cuando nos preguntamos para qué estamos aquí, para qué vivimos y con que objetivo.

    Quién no se lo pregunta tiene un objetivo definido, ha encontrado su premio y vive por él.

    Drakko

  35. La respuesta es el Estímulo. Para algunas culturas la muerte lo es, la muerte física, y el paso por la vida es solo un camino sin importancia en el sentido de consecución de metas.

    Para nuestra cultura puede resultar una aberración, pero para ellos es lo único válido.

  36. Si, algunas culturas parece que viven para eso pero lo malo es que se llevan vidas por delante. Si su meta es la muerte para conseguir la eternidad, la liberación o lo que les mande su religión que se mueran solos, o que se encierren juntos unos cuantos y se prendan fuego y a tomar por el culo.

    Pero cuando pagan inocentes por culpa de sus ideas eso ya no. Quien son ellos para decidir quienes son los buenos y quienes son los malos? Y no me hagais hablar más de la cuenta, que así nos va por culpa de muchos atrasados…

  37. No les defiendo, pero para ellos nosotros somos los atrasados, demasiado egoístas y enfocados en un progreso que solo lleva al fracaso.

    Las gestas más sonadas y que han arrastrado a más discípulos siempre han sido las lideradas por una religión y la consecución de su doctrina.

  38. Son dos extremos radicalizados, el progreso sin medida y su antítesis. Pero exíste un término medio en el que el objetivo ni sea sangriento ni esté por encima de la vida del planeta.

    Creo que el error consiste en querer ir más alla de nuestras posibilidades, lo que únicamente se da en la raza humana. Y me da tristeza.

    Drakko


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s